Pasión Tricolor 1010 AM
Seleccionar página

«ME TOCARON TODAS LAS EXPERIENCIAS, INCLUIDA LA DE SER DT EN LA ALTURA Y RECIBIR EQUIPOS DEL LLANO»

Hablamos con Sebastián Abreu, ídolo de Nacional y exentrenador de Always Ready en 2022, quien nos realizó un detallado análisis sobre la estrategia que debe adoptar el Decano para el jueves.

SU ACTUALIDAD COMO DT: SONÓ PARA LA SUB 20 DE URUGUAY

«De la sub 20 no. Está sí el runrun, de la otra vez cuando eligieron a Marcelo Broli que nos dio esa actuación excepcional a los uruguayos, de poder disfrutar de un título del mundo, ahora tabién está el runrun, pero directamente la gente implicada en la toma de decisiones no se ha contactado».

¿LO MOTIVA DIRIGIR EN FORMATIVAS O SOLO ACEPTA EN PRIMERA?

«Ahora ya llevo tres años dirigiendo en Primera División, torneos internacionales como la Copa Sudamericana, entonces ya obviamente que esa etapa de experiencia, de maduración, de aprendizaje inicial que podés llegar a tener en una Tercera División ya lo hice. Ya pasé ese proceso. Tres años parece poco, pero para lo que es el día a día como entrenador, y la toma de decisiones que se te va presentando, es complejo, es un avance importante. Obviamente si me hablás de una selección uruguaya sub 20 es otro tema, porque no deja de ser una selección que hoy tiene la vara muy alta, el prestigio muy alto, una visibilidad muy alta, entonces el concepto cambia y sería un privilegio. Pero no puedo hablar de supuestos cuando no hay nada concreto».

APROVECHANDO EL TIEMPO PARA SEGUIRSE FORMANDO COMO ENTRENADOR

«Estuve en México hace 15 días, estuve 10 días en México, y pude ir a visitar el entrenamiento de Chivas, de Toluca, de Cruz Azul. En Cruz Azul, más allá de mi historia dentro del club, hoy tenemos gente amiga manejando la parte dirigencial, como Iván [Alonso], el ‘Bocha’ Cardaccio, está Vicente [Sánchez] dirigiendo el sub 23, entonces pude estar viendo entrenamientos. Además hay un entrenador con una forma de planificar que me identifica mucho. En esta etapa tenés dos aspectos que capaz que no los podés hacer cuando estás trabajando, que es disfrutar del fútbol de tus hijos, poderlos acompañar, y después, en los lugares cortos como Brasil, Argentina o Paraguay, salvando la excepción de México, podés ir a ver entrenamientos y reunirte con entrenadores. Uno tiene una vocación con la carrera de entrenador y utiliza estos espacios para acumular información, porque esto es un aprendizaje constante, nunca vas a dejar de aprender. El aprendizaje te ayuda siempre a estar a la vanguardia, y todos los entrenadores te aportan cosas».

UN REFERENTE COMO DT

«Uno que me identifica porque lo tuve y consiguió transformar un equipo que siempre era la oveja negra, a transformarlo a candidato nato en la Liga Española y en la Champions, es el ‘Cholo’ [Simeone]. Haberlo tenido, y haber podido generar ese vínculo, poder tener al día de hoy relación, es indudable que es una línea a seguir. También he aprendido que cuando tuvo un equipo con características súper ofensivas lo hacía atacar mucho al equipo, y cuando tuvo un equipo que tenía que tener un mayor cuidado defensivo, y ser un equipo más agresivo desde la defensa, también lo hizo competitivo adaptándose a eso. Esa es un poco la línea que uno cree que se te puede presentar en futuras oportunidades como entrenador, que no vas a tener una billetera abierta para poder contratar el ideal, y sí la inteligencia de poder ser adaptativo y sacarle lo mejor a los jugadores, dentro de las características de esos jugadores. Con una línea, con una identidad, con una matriz que uno puede tener, pero siempre entendiendo que la materia prima es el futbolista y que no le podés pedir lo que no tiene, sino tratar de potenciar lo mejor que tiene, y poder disminuir lo que no te puede dar».

¿CÓMO VE AL NACIONAL DE RECOBA?

«Lo veo bien, con esa particularidad de la rotación, pero que termina generando un entusiasmo en el grupo. Todos se están preparando porque nadie sabe al próximo partido quién va a jugar, entonces eso hace que estés con esa ansiedad y entusiasmo, que estés preparado, que estés pronto, que se sienta esa lindad pelea que tiene que haber en cada posición, para que se la hagan difícil al ‘Chino’ para armar el 11. Veo bien al equipo, está tomando una forma desde la identidad futbolística que nos puede identificar a los hinchas de Nacional. Tiene la posibilidad de meterse en la zona de grupos y sigue alimentando la ilusión que sería espectacular, de sumar los puntos necesarios para poder estar en el Mundial de Clubes».

LA CHANCE DE PODER CLASIFICAR AL MUNDIAL DE CLUBES

«Con la mano en el corazón, siendo sincero y realista, hoy por nuestra realidad del fútbol uruguayo, y por las condiciones que tiene la Copa Libertadores, el entrar al Mundial de Clubes es como ganar una Libertadores, para esta actualidad. Hay que hacer el esfuerzo para llegar a esa puntuación, que no es llegar a la final de la Libertadores, es un poco menos. No es que tengan que salir campeones equipos que no la vienen peleando, sino que son los candidatos normales, naturales. El puntaje en base a la cantidad de partidos que podés llegar a tener en fase de grupos, octavos o cuartos, te da ilusión. Para esta realidad, para las desventajas económicas de nuestro mercado, entrar al Mundial de Clubes es un título sin trofeo, termina siendo un premio enorme para todos los tricolores, que lo disfrutemos de ver en el Mundial de Clubes».

LA SITUACIÓN DE RECOBA DIRIGIENDO A SU HIJO JEREMÍA

«No es fácil si no tuviera condiciones. Pero si tiene condiciones… A ‘Jere’ [Recoba], como son contemporáneos con ‘Dieguito’ [Abreu], compartimos mucho tiempo juntos desde chiquitos. Hoy verlo en ese slugar, verlo con ese temple, esa madurez, de que más allá que pueda existir la crítica, porque lamentablemente vivimos en un mundo con mucho resentimiento social y mucha envidia, y estos casos generan mayor resentimiento. Me pasa a mí como padre con mis hijos, que están en Albion en sub 17. Uno juega y parece que es porque es hijo del ‘Loco’ Abreu. El otro es suplente y es malo, y porque es malo igual lo tienen de suplente porque es el hijo del ‘Loco’ Abreu. Siempre está la crítica, no importa para donde. Entonces cuando vas llegando a esos niveles de priviliegio como la Primera de Nacional, con ese apellido que marcó época dentro del club, el resentimiento y la envidia está. Pero si ellos no se sienten afectados, disfrutan el momento, el futbolista entra y se desempeña como lo viene haciendo ‘Jere’, no es difícil sino que al revés, ser una satisfacción de ver a tu hijo con esa resiliencia, rebeldía, que disfruta el fútbol. A partir de ahí el padre pasa a estar tranquilo, y el entrenador lo pasa a evaluar de otra manera, sabiendo que puede contar con ese futbolista para el campeonato».

SU VISIÓN SOBRE LA VISITA DE NACIONAL A LA ALTURA DE BOLIVIA

«Uno puede dar una opinión, y se la pude trasladar a ‘Seba’ [Eguren] por mi experiencia de vida. Me tocó todo. Me tocó jugar en la altura, me tocó vivir en la altura, y jugar contra equipos del llano, dirigir equipos en la altura, y dirigir equipos del llano e ir a la altura extrema. Como futbolista, cuando te toca ir del llano a la altura, hay que administrar las energías al máximo, estar siempre cerca del compañero que te toca, para que ese recorrido no sea muy extenso, replegarse, achicar hacia atrás. Te van a quedar chances, porque ellos dejan espacios, se confían mucho a veces en que el rival está ahogado y no va a tener resto. Ahí es donde tenés que tener contundencia. Porque no vas a tener cinco o seis, tendrás una o dos por tiempo, y tenés que tener esa contundencia para convertir. Desde el lado del entrenador, el primer partido que me tocó ir con un equipo del llano en Perú, a jugar a 3600 metros, como el equipo que teníamos tenía muy buena posesión de balón, cometí el error de subestimar ese aspecto de la altura, quise ir a presionar alto, a jugar en campo rival. A los 15′ iba perdiendo 2 a 0. A partir de ahí, dije: ‘no seas tan boludo, porque si te reuniste con dos entrenadores con experiencia en la altura, que uno fue Gerardo Pelusso, vos no podés ser tan caprichoso, después de tantos años, de descubrir vos una forma diferente’. Aprendí y empezamos a encontrar con el equipo muy buenos resultados. Sí con el sufrimiento del futbolista, porque se sufre, algunos sufren menos pero vas a sufrir, desde el aspecto físico, desde el futbolístico. El arquero tiene que estar en una noche muy buena porque algunas chances van a tener indefectiblemente. Tiros de media distancia, o centros fuertes donde no te da el tiempo para poder llegar porque la pelota va más rápido. Pero sí encontramos, desde lo táctico, en un 4-5-1, porque entendíamos que nos dio resultado, porque la línea de cuatro estaba siempre preocupada de estar casi dentro del área, para que los delanteros en las diagonales o centros no tengan espacios para poder filtrarse, y luego en la línea de cinco volantes, los dos de afuera eran los más sacrificados desde lo aeróbico, para poder acompañar constantemente a los laterales que se proyectaban, para que el rival no tenga chances de tirar centros de tres cuartos de cancha, porque esos centros muchas veces con la velocidad del balón, al zaguero no le daba el tiempo para poder hacer la cobertura. Dejando un delantero flotando, un delantero de características de velocidad pura, de potencia, flotando sin ninguna obligación de tener que presionar a los centrales rivales, porque indefectiblemente, a medida que van pasando los minutos, si el gol no llega empieza a jugar una desesperación del local, y los dos centrales también empiezan a proyectarse para querer acompañar en el ataque, empiezan a avanzar buscando ellos un centro o un tiro. Y cuando podíamos robar un balón, el espacio con metros por delante que tenía nuestro delantero libre eran enormes. Teníamos un colombiano afrodescendiente muy potente, que arrancaba en velocidad y siempre llegaba con aire para poder definir. Ahí empezamos a sacar buenos resultados en la altura. Adoptamos esa estrategia para cada vez que nos tocaba ir a Cusco, a 3600 metros, donde había tres equipos, y además había otro más que se llama Binacional que está a 4000 metros. Con ese sistema y esa estrategia sacamos buenos rsultados. Es para ese partido, pero sabés que no podías forzar otra cosa porque era un desgaste enorme desde lo físico, y el equipo se resentía mucho. Perú tiene una particularidad: de 18 equipos, hay 11 equipos de altura de más de 3000 metros, donde tiene cuatro de 3600 y uno de 4000, entonces constantemente estábamos teniendo que planificar ese tipo de partidos, para que el sufrimiento tuviera un premio, un punto o la victoria que era sacar una ventaja muy grande con los rivales, porque el que logra sacar puntos en la altura en el torneo local, seguramente está peleando posiciones de copa».

UN BUEN RESULTADO SERÍA…

«Hasta perder 1 a 0 es buen resultado. Porque después en el llano ellos también sufren. No por el tema específico de los efectos que puede generar venir de la altura al llano. Sufren porque el jugador de la altura no está acostumbrado a entrenar y jugar con ritmo, intensidad y dinámica. Ellos lo que hacen, es esperar el momento de la merma física, que normalmente es a los 15′ del segundo tiempo, y saben que ahí donde encuentren un gol, el equipo rival naturalmente empieza a adelantar metros en busca del empate».

LA GOLEADA DE ALWAYS READY SOBRE SPORTING CRISTAL

«Sporting Cristal el año pasado ganó por Libertadores en La Paz, y en el campeonato local fue el único equipo que no perdió ningún partido en la altura sino que ganó el 80% de los partidos, entonces esa memoria táctica y fisiológica que venían del año pasado los llevó a querer plantear un partido más normal. Pero se encontraron con una contundencia impresionante de Always Ready, con Ramos que aparentemente se iba a ir pero se queda mínimo para este partido de local, el de República Dominicana, que es muy rápido, potente, de buen juego aéreo».

¿LOS EQUIPOS DE LA ALTURA, SUFREN CUANDO BAJAN AL LLANO?

«Ellos a la hora de bajar, donde les des ritmo, donde no les des tiempo para respirar, para poder posicionarse bien, sufren también, porque no están acostumbrado a los partidos con ritmo, con intensidad, que constantemente los estén atacando y haciendo hacer recorridos de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Aparte por el potencial futbolístico que Nacional tiene, por eso te digo que hasta perder 1 a 0 es buen resultado. Tampoco es que no hay chance de ganar. Hay chances, pero tenemos que tener paciencia y tranquilidad, estar muy juntitos, y tener contundencia, para mandar a guardar las poquitas chances que queden, y que la desesperación sea mayor todavía, para que no tengan tanta tranquilidad en el desarrollo del partido».

SUS EXPERIENCIAS EN LA ALTURA

«Como jugador fui un día antes y fui sobre la hora, y como entrenador también. Cuando sos entrenador podés tener poder de decisión y optamos por llegar sobre la hora. Las veces que llegamos el día antes, se te reseca la boca, te sangra la nariz, se te cuartean los labios y te empiezan a sangrar. Si comés como comés normalmente no hacés bien la digestión y te sentís incómodo, empiezan los dolores de cabeza. Llegás con todo ese malestar a jugar un partido. Sin embargo cuando llegás sobre la hora, no tenés esos malestares. Lo que sí vas a tener es la falta de consumo de oxígeno natural a la hora de recuperar, el ahogo que te agarra, que te demora tres o cuatro minutos en volver a su hábitat natural si es que el partido te lo permite. Los otros síntomas no los tenés, entonces preferimos llegar a la hora del partido, que es la mejor manera de no estar sufriendo tanto, anticipadamente».

EL TEMA DE LA PEGADA Y LA VELOCIDAD DEL BALÓN

«Tenés la posibilidad, en el calentamiento, de darte cuenta que la pelota no dobla, que al pase largo que calculás llegar, no llegás. Pero si te agarra el ahogo en el partido, por más que sepas que la pelota va más rápido, se te viene esa nube a la cabeza y no respondés. La cancha era de sintético pero este año lo cambiaron a pasto común y lo riegan así que queda más rápido. Las pelotas que pican, salen balines. Hay que estar atento, cubrir bien a Mejía en los tiros de media distancia, porque seguramente muchos de los tiros que vayan al arco puede dar rebote. Lo mismo, en los tiros nuestros, ir a buscar el rebote».

LO MEJOR ES LLEGAR EL MISMO DÍA DEL PARTIDO

«La decisión de llegar cerca de la hora del partido es la mejor para los síntomas. Después habrán casos personales que hayan vivido esa experiencia y psicológicamente estén prontos. A los que no lo vivieron, es mejor no estar dándoles ningún tipo de información, porque a veces eso genera una psicosis negativa. Que naturalmente se den cuenta si les afecta o no, y a partir de ahí empiecen a administrar la energía. Siempre tratando de estar juntos. Cuanto más junto estés, sabés que tenés un compañero que te puede cubrir y resguardar. El tema es cuando quedás separado en líneas y te agarra el ahogo, ahí no hay nadie que te pueda cubrir, y podés dejar muchos espacios».

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor