Pasión Tricolor 1010 AM
Seleccionar página

“SABÍA QUE ERA UN GOLAZO, PERO EN EL MOMENTO NO ERA CONSCIENTE DE QUE LE HABÍA PEGADO DE TAN LEJOS”

 

Hablamos con GONZALO “CHORY” CASTRO, el héroe clásico del domingo, el #JugadorNacionalBBVA de la goleada 3 a 0 sobre Peñarol.

 

UN TRIUNFO JUSTO Y HOLGADO

“Contento de ganar uno de los partidos más importantes. Todavía queda mucho, pero sin duda es una semana tranquila, el ambiente es muy bueno a la hora de entrenar, y todo eso se agradece por lo que se hizo el día domingo, por el esfuerzo que se hizo para sacar adelante un partido difícil como todos los clásicos. Lo supimos jugar muy bien, fuimos contundentes, y demostramos ser muy superiores al rival. Lo demostramos en la cancha. Algo importante es que en ningún momento se habló del juez, no hubo ninguna jugada discutida. Eso le añade un valor extra a la gran victoria que tuvimos”.

 

UN COMIENZO ALGO IMPRECISO

“Psicológicamente son partidos  que generan mucho, mueven mucho la parte anímica, generan mucha ansiedad. Después está en cada uno cómo la puede sacar, y hacer relucir en la cancha. Puede jugar a favor o en contra. Por eso los primeros en 15 o 20 minutos estuvimos un poco imprecisos. Yo creo que era por esa ansiedad, por no querer equivocarte y ser vos el que haga ese error que le pueda dar una ventaja al rival. Trabajamos muy bien en la semana, se viene trabajando muy bien hace tiempo”.

 

SIN LA VELOCIDAD DE ANTES, AHORA EXPLOTA LAS SUBIDAS DE VIÑA

“Uno es consciente de la exigencia que iba a tener al venir a Nacional. Venía preparado para jugar y es lo que ha pasado. No he tenido ninguna lesión importante. He jugado con el ‘Cacique’, con Domínguez y con Alvaro. No soy el jugador que hacía 20 desbordes y tiraba 20 centros, sino que trato de aportar más que nada en la organización del juego, leer los partidos, darle mucho juego a ‘Mati’ Viña. Creo que con él nos estamos entendiendo muy bien. Él trata de explotarme a mí, con mi experiencia y la habilidad para habilitarlo, y yo trato de aprovecharme de él por la velocidad y el empuje que tiene, te pasa 30 veces por partido y vuelve. El trabajo que yo hacía antes, ahora lo hace él. Y yo trato de hacer el trabajo que en mi época lo hacía ‘Martincito’ Ligüera, u otros jugadores, que sabían que vos hacías el movimiento y la pelota te podía llegar lo más limpia posible”.

 

CONVIVIR CON LAS CRÍTICAS 

“Contento de lo que estoy haciendo. Los compañeros te lo hacen saber, y los entreadores también. Es con lo que vos convivís. Después, la gente siempre tiene una opinión u otra, y está perfecto, es parte del ritual de la vida del fútbol.  Los uruguayos somos tres millones de técnicos, ya sé a lo que viene y lo que puedo llegar a encontrar. No me cambia en nada mi forma de ser y de aportar. Voy a tratar de seguir aportando lo mismo para el equipo”.

 

CON EL OBJETIVO ENTRE CEJA Y CEJA

“El objetivo claro es salir campeón. El año pasado apostamos más a la Sudamericana, estuvimos bastante cerca pero no alcanzó. Descuidamos lo local y cuando quisimos acordar era tarde para revertir la situación. Este año tenemos que enfocarnos solo en el Uruguayo. El plantel se está mentalizando y está con unas ganas bárbaras, primero para ganar el Clausura, y ojalá podamos ganar la Anual para tener ventaja en las finales”.

 

LA SUPERIORIDAD MARCADA SOBRE EL RIVAL

“Una tarde soñada e inolvidable. Más que nada por la contundencia con la que se ganó. Todos sabemos que los clásicos, más allá de cómo llegue cada uno, suelen ser partidos más friccionados, más trabados, más desprolijos. En este caso nosotros hicimos un partido redondo. Supimos jugar bien y entender bien el juego. Hicimos un planteamiento táctico muy bueno, no se dejó jugar a la línea de mediocampo, y el jugador que tenía que recibir era Viatri que siempre estaba muy atrás, siempre estaba bien marcado. Desde ahí se empezó a ganar el partido. Después del gol nos empezamos a soltar en la parte ofensiva, a jugar y a tener la pelota. Una de las ventajas que tenemos es que tenemos jugadores de gran pie y de gran calidad. Eso lleva a tener la pelota y a hacer daño al rival”.

 

EL PRIMER GOL…

“Fue un lindo gol. Capaz que se ensucia la jugada en el pase de Thiago [Vecino] que corta el defensa de ellos y sale para el ‘Mati’ [Zunino]. Fue una jugada donde nos juntamos la gente del medio, hicimos un par de toques y sale el pase profundo para Thiago, que arrastra marcas. Yo veo el espacio que dejan Formiliano y el lateral, entonces tiro el desmarque para adentro. Thiago me ve, intenta el pase primero, pero lo cortan. Le queda a Zunino, que también me venía viendo, el pase seguía estando y me la dio. Controlé un poco abierto, no controlé de la mejor manera que era más hacia adelante, y me focalicé en cruzarla, que saliera el remate cruzada. Entró media sucia la pelota, picando, pero valió uno, como el segundo”.

 

EL SEGUNDO, LA OBRA MAESTRA…

“Sabía que era un golazo pero no sabía que le había pegado de tan lejos. Me di cuenta cuando íbamos en el ómnibus para Los Céspedes, que un amigo me manda el video. La verdad soy muy de no usar el teléfono después de los partidos, más cuando se gana, soy de vivir el momento con los compañeros, con la hinchada. Después buscar mi momento, en un ómnibus o en casa, para contestar mensajes y hablar con la gente. Ahí en el ómnibus y vi el gol. No era consciente de lo lejos que le había pegado. Les dije ‘muchachos, quédense tranquilos, que la próxima es centro’ (risas). Sentí que la agarraba bien de lleno. Cuando empezó a arrancar para el arco, ya dije por dentro ‘golazo’, y ta, fue un golazo”.

 

LE TOCÓ SER CAPITÁN 

“Sí, ya me tocó la otra vez contra Progreso ser el capitán. Te toca, te llega, te sentís un privilegiado. Ya es un privilegio estar en Nacional, poder seguir estando, después de irme a Europa tantos años y volver. Ser capitán es otro privilegio agregado. Yo no soy mucho de andar afuera a los gritos, arengando, hay compañeros que cumplen esa función y lo hacen muy bien. Yo trato de ir hablando de a poco, más cerca a los compañeros. Dentro de la cancha sí, trato de ir ordenando, junto a la gente de atrás. Hay cosas que hacen falta, que el entrenador a veces no se da cuenta, o mismo te manda él a que ordenes y ayudes al equipo”.

 

A MUERTE CON GUTIÉRREZ

“Yo no lo escuché a eso. Más que nada sigo resultados y trato de evitar escuchar lo que se habla. Por mi parte nunca lo sentí adentro del vestuario. El primer respaldo que tiene Gutiérrez sabe que somos nosotros, y lo vamos a defender a muerte. Estamos hablando de un entrenador que solo perdió un partido desde que llegó. Tenemos cinco empates, que creo que es lo que nos está pasando factura, pero derrotas, en lo local, tenemos solo una. Después tenemos las otras de Libertadores, pero ahí sabés que los parámetros son más altos, los rivales son más difíciles, y más que nada el tipo de juego y el tipo de competición. Yo creo que no se puede dudar de ‘Alvarito’, él está consiguiendo resultados desde que agarró. Una de las cosas claves desde que asumió fue acercarse lo antes posible en la Tabla Anual. Y ahí estamos, a dos puntos de Cerro Largo, que está haciendo una gran campaña y se está haciendo muy fuerte en su cancha. Acabamos de pasar en este clásico a Peñarol, que para nosotros es un golpe anímico muy grande. Arrancamos un Clausura con muy buenas sensaciones”.

 

EL EXAMEN DE LOS COMPAÑEROS, DEL TÉCNICO Y DE LA GENTE

“A mí lo que me reconforta es que después del partido vengan tres o cuatro compañeros, te feliciten y te den un abrazo, y el técnico te diga ‘perfecto, hiciste lo que te pedí’. Eso es lo que te reconforta en cada partido. Después, obvio que tenés que dar el examen de la gente, que cada uno se lo puede tomar con más o menos presión, puede aceptarlo más o menos, va en cada uno. A mí, obvio que me importa lo que dice la gente, pero tenés que tomar las críticas hasta ahí. Tiene que ser para construir, no para que te hunda más. Hay que estar tranquilo, hacerte cada vez más fuerte y en eso estamos, con el respaldo de los compañeros y el técnico”.

 

SU SALIDA EN EL CLÁSICO

“Antes del tercer gol le pregunté a ‘Feli’ [Carballo] cómo estaba, porque lo vi tocándose, y me dice ‘me parece que me estoy por acalambrar’. A veces es normal, en un jugador que venía sin jugar tantos partidos, en un clásico que tiene una carga emocional y física, que puede causar esos dolores. Hizo el gol ‘Feli’, y yo después empecé a tirar los córners desde la izquierda, para evitar que ‘Feli’ se cruzara. Me agarró un poco desprevenido el cambio, y fui a preguntarle a ‘Alvarito’ si se habían sacado la duda de si ‘Feli’ estaba bien. Faltaban 15 o 20 minutos y no estaba bueno quedarnos con 10. Me dijeron ‘sí, le preguntamos’, y ahí salió el diálogo y empezamos a bromear. Uno que lo conoce a ‘Alvarito’, sabe como es, se le puede tirar algo así. Le dije que si hubiera hecho el hat-trick le regalaba la pelota”.

 

MENSAJE AL HINCHA

“La gente de Nacional es incondicional. Sea con críticas o no. A la hora del partido, están, ponen el hombro, para que vos empujes, metas, y des lo mejor. Nacional tiene esa ventaja, eso también se agradece”.

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor