Pasión Tricolor 1010 AM
Seleccionar página

LA DIRECTIVA QUIERE “UN VOTO DE CONFIANZA”

 

En la reunión de directiva del pasado lunes, se decidió que se va a realizar un llamado a Asamblea Extraordinaria, con el fin de volver a tratar el polémico tema de las relaciones comerciales con el contratista Pablo Boselli. 

 

En los próximos días se conocerá la fecha de esta asamblea, llamada desde la propia directiva del club, y según nos informaron, tendrá como objetivo pedirle al socio de Nacional un voto de confianza para negociar con todos los contratistas, entre ellos Pablo Boselli, que por mandato de asamblea tiene cortada las relaciones comerciales con el club. La directiva del Decano viene trabajando en el tema a través de un empleado de GBG (empresa de Boselli), dejándole en claro la manera a través de la cual el club se va a manejar con los representantes. Los dirigentes actuales, entienden que son capaces de tener otra capacidad de negociación, mejor que la CD encabezada por José Luis Rodríguez que tuvo muy malos manejos en estos temas y por eso fue que el asociado tricolor reaccionó y se lo hizo saber a la misma y también rompió las relaciones con Boselli el día 4 de octubre 2018 en Asamblea Extraordinaria pedida por los socios, a través del grupo “Guardianes de Nacional” que fue el que se encargó de recolectar las firmas.

 

Se entiende que es necesario retomar los diálogos con Boselli debido a la importante cantidad de jugadores representados por él, que juegan en las formativas de Nacional. Hay un caso positivo y alentador, que se dio en los últimos días: fue la renovación del contrato de Andrés “Tuco” Romero, jugador representado por Boselli, hermano del popular “Colo”, quien recientemente renovó su contrato con el Decano por 1 año, y se logró hacer sin cláusula de rescisión y negociando directamente con su familia, a diferencia de los casos anteriores, como por ejemplo Santiago Rodríguez y Franco Israel, en los que Boselli logró salirse con la suya y poner cláusulas bajas, algo que hizo que Nacional pierda poder de negociación en el caso del arquero Israel, algo que llevó a que no terminara quedando otra que aceptar una oferta de la Juventus de Italia que era bastante baja si se considera el potencial a futuro de ese jugador.

 

El “Tuco” Romero  tiene 20 años y viene de jugar una temporada en el Peralada de la Segunda B de España, equipo en el que fue compañero de Maximiliano Villa, lateral surgido en el Bolso que hace pocos días terminó de cerrar su pase al Girona español.

 

En Nacional son conscientes de que hay jugadores importantes que son representados por Boselli en la cantera del club. El nuevo Presidente y la nueva directiva entienden que tienen otra capacidad para poder llevar a buen puerto las negociaciones y ese voto de confianza se lo pedirá al socio. Santiago Rodríguez y Axel Pérez son dos jugadores de enorme proyección, que tienen como contratista a Boselli, y que el Decano debe negociar con él para extender sus contratos, que vencen pronto. En el caso de “Santi”, ya se firmó un contrato hace pocos meses, pero fue un acuerdo que Nacional realizó presionado, y que nadie en el club quedó conforme. Tiene una cláusula de rescisión de apenas 1 millón de dólares. Al ser un jugador que está teniendo minutos y protagonismo en el primer equipo, se entiende que se debe subir considerablemente esa cifra, o directamente quitar la cláusula. Obviamente, como contrapartida, el jugador tendrá un aumento en su salario.

 

A Santiago Rodríguez lo hemos visto todos en estos amistosos de verano. Tiene 19 años, y puede perfectamente ser mundialista en Sub 20 en caso de que la selección clasifique y se gane su puesto en el plantel para el Mundial que se juega a mitad de año. Axel Pérez es más joven, cumple 17 años el próximo 18 de febrero, pero viene rompiéndola y haciendo goles de todos colores en la Sub 16 del Decano. Además, a mitad del 2018, fue a entrenar por dos semanas al F.C. Barcelona, es decir que ya es conocido en Europa y existe el riesgo de que se lo lleven si Nacional no lo “cuida” haciendo un buen contrato.

 

El club no quiere perder a estos jugadores, y quiere llegar a una buena negociación con ellos. Pero no desconoce lo que resolvieron los socios hace pocos meses: el rompimiento de relaciones con Boselli. Por lo tanto, desde la directiva se quiere hablar cara a cara con los socios, dejar las cosas claras, y buscar un camino de diálogo que desemboque en lo mejor para Nacional. Con el antecedente del “Tuco” Romero arriba de la mesa, y la confianza de que se pueden hacer los negocios cuidando los intereses del club, e imponiendo condiciones básicas y fundamentales: si hay cláusulas de rescisión que sean altas, si no, que no estén. Y que los jugadores que prometen se formen en Nacional y jueguen en la primera del Decano, y no se terminen de formar en Europa.

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor