Pasión Tricolor 1010 AM
Estamos al aire Sincronizar con la TV

Hace un mes, casualmente el día de mi cumpleaños, la web ParqueCentral.com.uy publicó un artículo con el título “La Obligación y el Placer”, en referencia al placer de tener cancha propia. El artículo, según se escribió al final, tenía la intención de despertar la curiosidad y la investigación sobre el reglamento de AUF en lo que se refiere a tener cancha habilitada. Haremos algunas consideraciones sobre el tema buscando pensar una línea sobre la que poco o nada se comenta, distinta del texto ya mencionado.

laacacias

El Art.3º del Reglamento General de la AUF obliga los clubes profesionales (para permanecer en esta categoría) a tener “campo de juego en propiedad o uso exclusivo, con habilitación municipal vigente”, además de algunas condiciones. Vamos a hablar de la situación del flamante campeón uruguayo, el Club Atlético Peñarol.

Podríamos hablar del estadio Las Acacias, que no se encuentra habilitado (para recordar: Damiani padre quiso jugar allí en noviembre de 2006 contra Progreso, pero el manya terminó siendo local en el Franzini). Podríamos decir también que el Esc. Elder Améndola afirmó en febrero de 2009 que dicho club juega inhabilitado (La República, 18/02/2009) y que no era desafiliado porque ningún club hacía la denuncia.

Podríamos mencionar además que el reglamento obliga a que los clubes de primera división tengan para las divisiones juveniles “un campo de juego propio (…) diverso del presentado para la Primera División”. Y si los juveniles de Peñarol juegan en Las Acacias, qué cancha tendrían que presentar para la Primera División? (En otras palabras: si Las Acacias estuviera habilitado para la primera división, los juveniles mirasoles serían obligados a tener otra cancha. Nacional recibe sus partidos en el Parque Central y juega con sus juveniles en Los Céspedes)

Es por esto que éste artículo va por otra línea. Se exige cancha “en propiedad o uso exclusivo”. El reglamento dice: “Se entiende por uso exclusivo el arrendamiento o usufructo exclusivo y que la institución tenga prioridad absoluta para la utilización del campo de juego”. La pregunta aquí es obvia: ¿Peñarol tiene el uso del estadio en estas condiciones? ¿Tiene la prioridad absoluta para la utilización del campo de juego? ¿Quién lo administra, Peñarol o CAFO?

Seamos generosos y digamos que sí sin mayores cuestionamientos (la postura contraria asume la inhabilitación). Que Peñarol pueda presentar el Estadio Centenario como suyo. Veamos entonces el Art. 83º, también mencionado en “La Obligación y el Placer”, pero esta vez bajo otra óptica:

83.4 – La correspondiente Mesa Ejecutiva podrá autorizar a los clubes afiliados a no usar su campo de juego por determinado tiempo, siempre que se invoquen y acrediten razones que justifiquen tal excepción.
Los clubes autorizados a no utilizar su campo de juego por cierto tiempo, jugarán sus partidos de local en el campo de juego que determine la Mesa Ejecutiva. En ningún caso podrá fijarse el del ocasional adversario.

Aquí tenemos la situación clave. Repito, para efecto de argumentación, estamos suponiendo que Peñarol pueda utilizar el Centenario como suyo.

Pues bien, supongamos que uno de sus adversarios (cualquiera de ellos) no pueda ser local en su campo de juego por cualquier motivo (no tener el aforo mínimo, o no cumplir con el protocolo de seguridad, etc). Éste adversario jugará en el campo que determine la Mesa Ejecutiva. Y sigue el texto: “En ningún caso podría fijarse el del ocasional adversario”. Si se fija el Centenario (la “cancha de Peñarol” bajo esta línea de argumentación – y cualquier otra línea presupone la inhabilitación), la Mesa comete una ilegalidad.

En la temporada 2009/2010, cometió once. Peñarol disputó 30 partidos, 28 de ellos en el Estadio Centenario (sin contar las finales). De los tres restantes, dos de ellos se jugaron con campeonato ya definido (fechas 15 del Apertura y 14 del Clausura).

Esto dice algo: que cuando la fecha no interfiere en la definición de los torneos, poco importa el escenario que se fije para Peñarol. Con los torneos cortos ya decididos (una fecha en el Apertura y tres en el Clausura), Peñarol era el visitante dos veces y en ambas efectivamente visitó los escenarios rivales. Con ellos en abierto, Peñarol NUNCA fue visitante.

Pero volviendo al tema de discusión original…Tenemos aquí dos situaciones. Si la cancha de Peñarol es Las Acacias, entonces el equipo se encuentra inhabilitado, por no tener cancha habilitada. Así de simple (pero no hubo denuncia, ni “voluntad” de investigar).

Si jugamos con la otra hipótesis, o sea, si la cancha de Peñarol es el Centenario, es totalmente antirreglamentario jugar 28 partidos en el mismo estadio, ya que “en ningún caso podría fijarse el [escenario] del ocasional adversario [o sea, Peñarol]. La Mesa cometió una ilegalidad (o más bien trece, sin contar las finales) y por los indicios anteriores podemos decir que cometió de forma consciente, beneficiando a uno solo club – en otras palabras, perjudicando a los otros 15, pero es poco común que alguien entienda un perjuicio colectivo como siendo también suyo.

Las ilegalidades están claras. Pero lo que pasó esta temporada quedó atrás y no va a cambiar. La pregunta que queda es de cara al futuro, porque Nacional cumple con todas sus obligaciones: ¿Por qué quien no las cumple es tan ampliamente beneficiado? ¿Y qué podemos hacer para cambiarlo?

Fuente: www.parquecentral.com.uy

Manoel Castanho
Periodista

(Colaboró Rodrigo Aguerre)

 

 

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor