Pasión Tricolor 1010 AM
Estamos al aire Sincronizar con la TV

El Presidente perdió 6 a 1, su propuesta fue rechazada.

 

El presidente José Luis Rodríguez fue con una propuesta a la reunión de directiva del pasado lunes, pero la misma no fue acompañada por ningún otro dirigente. No es la primera vez que esto ocurre. 

 

Ya hemos hablado en el pasado de actitudes del presidente de Nacional, el Cr. José Luis Rodríguez, que han ido de la mano con los objetivos que busca  la empresa que tiene los derechos de televisión del fútbol uruguayo (Tenfield).

En esta oportunidad, como es sabido, hay 10 clubes de Primera División (sumados a otros del ascenso) que fueron a reclamar al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo, sigla en inglés) por entender que es improcedente la intervención de la FIFA en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Estos clubes son Wanderers, Danubio, Defensor, River Plate, Liverpool, Cerro, Progreso, Racing, Boston River y Atenas.

Muchos de esos 10 clubes han sido pro intereses de Casal y opositores en los últimos tiempos al Ejecutivo del Esc. Wilmar Valdez, en el cual Nacional estaba representado por el Dr. Alejandro Balbi, y al cual la institución tricolor siempre apoyó. Esos clubes opositores quisieron voltear varias veces a Valdez debido a que son clubes muy cercanos a la empresa que posee los derechos y son funcionales a la misma, y el Ejecutivo de Valdez mostró cierta independencia en determinados momentos claves como el de la votación Nike-Puma donde algunos increíblemente votaron que 5 era más que 25.

 

Ahora los clubes que pretenden extender el contrato de TV hasta el 2032, son los mismos que fueron al TAS y los mismos que quieren realizar una auditoría externa que revise los 4 años y medio de presidencia de Valdez. Quieren hurgar hasta el más mínimo detalle. El problema no es que se haga una auditoría, sino de donde viene la movida para poder hacerla, y por ende desde Nacional se entiende no se puede acompañar a un bloque que ya sabemos a quién responde y sus intereses. No se confía en que hayan garantías y se sospecha que tienen como objetivo sacar del ruedo político a dos ex integrantes del Ejecutivo, básicamente a Balbi y al Ec. Ignacio Alonso, quien sonara como candidato a la presidencia de la AUF luego de la caída de Valdez y la posible puja entre Abulafia y Del Campo, antes de la intervención de FIFA, y sigue siendo un candidato fuerte cuando se termine dicha intervención y se realicen las elecciones, como también que Balbi siga en el próximo ejecutivo. Esto atentaría directamente contra los intereses de la empresa y de los clubes que «El Puma» quiso acompañar, ya que quieren extender el contrato de la TV hasta el 2032, y como se sabe Nacional, Balbi y Alonso, están cercanos a la postura de los jugadores, que sostienen que no se puede seguir extendiendo, y que hay que esperar que se venza el plazo para hacer una licitación para venderlos por 3 a 5 años como máximo.

Nuestro presidente José Luis Rodríguez quiso sumarse a esos clubes que fueron al TAS. Durante mucho tiempo declaró que Balbi era «intocable» en la AUF, pero en los hechos le hace «la cama» por atrás. ¿Es momento de hacer esto, a dos días de una asamblea que fue pedida entre otras cosas por estos movimientos del presidente en los que se muestra tan cercano al accionar de los clubes pro Tenfield? ¿Si no quiere a Balbi en la AUF, quién quiere que sea el representante de Nacional? ¿Será que está buscando entrar él en el futuro Ejecutivo? Esto sorprendió mucho en la interna de Nacional. No es la primera vez que el presidente quiere realizar estas maniobras que van en contra de la postura histórica del Decano y del legado de Dante Iocco quien desde 1998 quedó en minoría en la votación que definió que los derechos televisivos comenzaban a ser propiedad de Tenfield, pero sobre todo dejó claro el sentir que Nacional votara por convicción y no debiendo favores políticos. Por eso, con orgullo nos paramos siempre del lado del frente de los clubes que por ejemplo levantaron la mano votando que 5 era más que 25 (Nike-Puma).

La cuestión es que el Presidente hizo el planteo en directiva, para que Nacional se sume a esos 10 clubes que quieren pedir dicha auditoría. La respuesta de la directiva fue negativa, de parte de todos sus compañeros. Había 7 directivos presentes y la votación salió 6 a 1. Quedó sólo. Los directivos que votaron en contra fueron el vicepresidente Alvaro Paz, María Laura Muxí, Antonio Palma, Eduardo Ache, Daniel Turccatti y Morgan Martínez. Por su parte, Javier Martínez, y Pablo Durán no estuvieron presentes pero dejaron sentada su posición de tampoco aconpañarlo, por lo que ninguno lo apoyó.

Una vez más, al igual que como pasó en el momento de las elecciones de la AUF que se iban a realizar el 31 de julio, el presidente quedó sólo. Queda demostrado lo importante que es que los temas pasen por directiva. Tras el pase de Felipe Carballo la relación entre el «Puma» y muchos de sus compañeros se quebró sin retorno. Gracias a dirigentes en su momento como Antonio Palma, Eduardo Ache, Pablo Durán, Alejandro Orellano, Daniel Turcatti, Javier Martínez, Morgan, y ahora del propio Alvaro Paz y María Laura Muxi, entre otros,  es que Nacional mantiene su independencia y no es un club más de los que depende de una empresa,  como tantos en el fútbol uruguayo que deben favores políticos y no pueden decidir libremente lo mejor para sus clubes. El partido y mapa político en la AUF se sigue jugando intensamente, y nuestro Presidente, a horas de una asamblea de socios que cuestiona su conducción, volvió a generar polémica y malestar por su tesitura, muy lejos del sentir del club y su gente, y bien cerca del quienes quieren continuar con un sistema que no da para más, que los jugadores denunciaron, y que por eso intervino la FIFA.

 

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor