Pasión Tricolor 1010 AM
Seleccionar página

«EL OBJETIVO ES JUGAR LOS AMISTOSOS DEL 22 Y 25 DE JULIO, QUE SON IMPORTANTES PARA PODER LLEGAR AL CLÁSICO»

 

Hablamos con Mathías Suárez, lateral del Decano, que se viene recuperando tras su operación de meniscos, y trabaja con la ilusión de estar a la orden contra el tradicional rival.

 

POR AHORA ENTRENA DIFERENCIADO

«Cuando llego al entrenamiento, y veo que ellos están entrenando, haciendo espacios reducidos, me dan ganas de meterme y entrenar con ellos. Pero uno tiene que estar tranquilo. Por suerte la semana anterior arranqué a correr, y esta semana ya pude hacer trabajos con pelota, obviamente individuales. La vamos llevando».

 

LA OPERACIÓN SE DEMORÓ PERO LLEGÓ

«Cuando me lesiono llegó lo del virus, y con los doctores de Nacional dijimos que era una buena porque iba a poder operarme y en ese tiempo recuperarme. Pero no se podía operarse, solo operaciones de urgencia. Había que esperar. Estuve haciendo enternamientos individuales. Después cuando se pudo operarse, llega el mensaje de Montpellier de que ellos no querían operar, porque el menisco si me lo sacan ya me queda el cartílago con el hueso, el menisco es como un amortiguador que aguanta, entonces el miedo de ellos era que si me sacaban todo el menisco me podía joder a la larga la rodilla. Lo que decidimos con los doctores de Nacional fue que íbamos a sacar solo la parte que estaba rota, y dejar lo que estaba sano. Después hubo idas y vueltas, Montpellier accedió y me pude operar».

 

LOS TRABAJOS DE RECUPERACIÓN

«La lesión son 20 o 25 días, depende de cómo esté el cuadriceps. Con el trabajo de los doctores le hemos metido, porque el cuadriceps es lo que sostiene la rodilla. Estamos haciendo mucha sala para que el cuadriceps esté bien. Recién esta semana empecé a hacer trabajos con pelota, a trotar con pelota, que es importante. Después con los doctores hemos hablado que capaz que la semana que viene o la otra, si la rodilla está bien, 100% estable, ya me puedo meter con el grupo, y ahí ojalá poder meter algún partido [amistoso] que es importante para llegar al clásico».

 

LA COMPETENCIA POR EL PUESTO

«Yo siempre digo que donde me toque, que sea para sumar, bienvenido sea. Tenemos con Armando [Méndez] una linda competencia, obviamente sana. Así lo vivo, con el lateral izquierdo o con cualquier compañero. El grupo que tiene Nacional es un grupo magnifico, lo dije desde el primer día que llegué, me recibieron como si fuera uno más. Eso es muy importante para un jugador. Por eso Nacional es así, el grupo que tiene lo llevó el año pasado a ser campeón. Ojalá este año repitamos lo mismo».

.

SU PASADO EN DEFENSOR Y EN FRANCIA

«Arranqué en Defensor como todos saben y creo que en los dos últimos años tuve un gran pasaje, con mucho rodaje. Eduardo Acevedo me dio la confianza y eso para un jugador es muy importante. Se me dio que pude ir a la selección y eso me mostró un poco más para poder dar el salto a Europa. Cuando llegué a Montpellier ellos mismos me dijeron que iba a ser suplente, que iba a estar seis meses así, pero que capaz que algún partido jugaba. Jugué 10 o 11 partidos, porque el lateral se lesionó y ahí aproveché y jugué bastante bien. Después al lateral lo venden al Mónaco y dije: ‘bueno, es mi momento’. Pero llegó un lateral, y le dio la confianza a él, jugó y no lo sacó más. Tuve que seguir entrenando, cabeza gacha. No llegaba la oportunidad, no estaba en el banco, estaba en la Tercera. Eso creo que no lo merecía, porque estaba haciendo las cosas bien, me llamó el ‘Maestro’ Tabárez para algunos partidos, venía a la selección y también después me mandaban a Tercera y creo que no me lo merecía. Hablamos con mi representante y mi familia y decidimos que tenía que salir a préstamo, porque no era un bien para mí y para mi familia. No conseguía equipo, porque al no jugar es muy difícil. Justo faltando dos días mi representante habló con Iván [Alonso] y me dijeron que Nacional estaba interesado en mí. No dudé, vine para acá. Desde el primer día dije que vengo a un club grande, que quiero ser campeón. Ojalá que después de esto pueda volver a Europa, a otro equipo, y sino a pelearla en Montpellier».

 

¿CUÁNDO VENCE SU CONTRATO?

«Con Nacional hasta diciembre de este año y con Montpellier dos años más».

 

¿SEGUIRÁ EN NACIONAL DESPUÉS DE DICIEMBRE?

«Todavía eso no se ha hablado nada. Más sobre la fecha hablaremos. Yo cuando llegue la fecha escucharé a Montpellier, a Nacional, y veré qué es lo mejor para mí y para mi familia».

 

LA CONFIANZA DE MUNÚA

«Antes de llegar acá Munúa me llamó y me explicó las cosas, para mí que él me dé la confianza es muy importante. Pero también uno se lo tiene que ganar en los entrenamientos, tiene que demostrar. Después la verdad que a Munúa le gusta jugar, trae una propuesta diferente al fútbol uruguayo. Todos saben que es muy difícil jugar por las canchas, por los equipos que se cierran. Eso le pasó un poco de factura en los primeros partidos pero cuando empecemos a agarrar la mano va a ser más fácil para nosotros. Tampoco hemos ligado mucho en los primeros partidos del Uruguayo, porque nos hicieron los goles, y los cuadros chicos suelen replegarse atrás. Pero estamos agarrando la mano al juego de Gustavo que es muy bueno. En la Libertadores estamos primeros y hay que seguir así cuando vuelva la Copa».

 

SU RENDIMIENTO HASTA AHORA EN EL DECANO

«Cada jugador es autocrítico. Estoy muy lejos de mi nivel, de lo que suelo dar. Al estar parado no es lo mismo. Cuando llegué y empecé a jugar, tenía ese ahogo. Trataba de no subir tanto, de primero marcar bien y si se daban los espacios tratar de subir. Tengo que seguir entrenando. Con los partidos voy a mejorar más la parte ofensiva. Cuando se reanude el campeonato y pasen los partidos, vamos a mejorar todos, incluido yo».

 

QUIERE JUGAR EL CLÁSICO

«Cuando llegué siempre dije que quiero jugar el clásico y ganarlo. Hace pocos días bromeaba con mis amigos, porque va a ser mi primer clásico y es sin gente, me quería morir. Pero no queda otra que dar todo por esta camiseta si me toca. Hay que ganar los tres puntos, que es lo que quiere la gente y los jugadores».

NO LLEGA AL PRIMER AMISTOSO PERO QUIERE ESTAR CUANTO ANTES

«Para el partido [amistoso] del 22 llego. Si me preguntás, el 13 ya quiero jugar, pero hay que cuidarse. El 22 y 25 espero jugar esos dos partidos, ojalá pueda llegar».

 

¿LA SEMANA QUE VIENE PODRÁ ENTRENAR A LA PAR DEL GRUPO?

«Depende de cómo esté la rodilla. Hoy digo que no, porque la rodilla no la siento 100% bien. Pero hoy por suerte entrené con pelota, estos días van a ser así. También hacer un poco intermitente, así ya puedo correr, afirmar la rodilla. Y la semana que viene ver, ojalá que sí, pero no sabría decir. Es la rodilla derecha. No le he pegado a la pelota todavía, solo trotar con pelota. Se pierde bastante musculatura, todos los días trabajo para recuperar».

 

JUGADOR DE PARTIDOS «CALIENTES»

«Yo siempre dije que esos partidos me encanta jugarlos. Cuando estaba en Defensor siempre decía que me gustaba jugar con Nacional y Peñarol. Me gustan esos partidos porque son los que te venden acá en Uruguay, los que le gusta a la gente. Hoy me toca estar en Nacional. Ojalá que cuando llegue el día pueda estar. Soy de esos que me gustan estos partidos, me gusta jugar la Libertadores, me gusta mucho la presión. Me gustan los partidos donde hay pica, lo que a la gente le importa. Ojalá se dé todo bien y podamos ganar. Son esos partidos que te marcan, ojalá podamos hacer un buen partido y ganarlo».

 

LA JUGADA CON BRIAN OCAMPO EN EL PARTIDO DEFENSOR-NACIONAL DEL 2018 EN EL QUE EL DELANTERO TRICOLOR TERMINÓ EXPULSADO, CUANDO IBAN SOLO 2 MINUTOS DE JUEGO

«Me acuerdo sí. Más de uno me ha dicho que si me tiene en su equipo me ama, y si me tiene en contra me odia. En esa jugada él me empuja, yo caigo, y cuando caigo le pego en los testículos. Él reacciona, fue una jugada muy rápida. Después con los gritos del banco de suplentes y del técnico lo echamos. Después el reencuentro fue bueno, se cagaba de la risa, por suerte es un gran pibe. En la pasarela me pegó fuerte, pero bueno, no pasa nada (risas)».

 

INTERPRETAR LOS MOMENTOS DE LOS PARTIDOS

«Trato de estar más tranquilo. Antes en Defensor, cuando subí, me gustaba pelear, me gustaba discutir. Ahora creo que estoy más tranquilo. Estando allá en Europa me di cuenta que el fútbol no es tan así, que hay que jugarlo. Pero lo que nunca voy a perder es que si hay algún compañero discutiendo o algo, yo siempre voy a estar, porque mis compañeros son mis hermanos y los voy a defender a muerte. Pero después en lo otro creo que estoy más tranquilo. La gente a veces no entiende que uno está ahí, defendiendo sus colores, y a nadie le gusta perder, las pulsaciones están al máximo y uno no piensa, se equivoca, pero la gente tiene que entender eso. Los jugadores a veces nos equivocamos, somos personas».

 

LLEGA FELIPE GEDOZ, UN VIEJO CONOCIDO SUYO

«Sí, compartí vestuario con él. Es un gran jugador, tiene una pegada magnífica. Estaba sin equipo pero si entrenó bien y está en condiciones va a hacer la diferencia. Si le dejás, le pega al arco y es gol. Tiene esa pegada que baja. Ojalá que venga bien, si se entrenó y está 10 puntos va a hacer la diferencia».

 

CON AYRTON COUGO FUE COMPAÑERO DURANTE MUCHO TIEMPO

«Con Cougo hemos pasado muchos años compartiendo, desde la Sexta. Ahora cuando se dio la noticia de que venía a Nacional le dije: ‘otra vez te voy a aguantar, rompehuevos’, y se reía. Lo veo bien, está motivado, él mismo es autocrítico, sabe que no tuvo el rendimiento que él y los hinchas esperan. Pero sabe que tiene grandes condiciones y por algo está en Nacional. Está entrenando a full para cuando llegue la oportunidad aprovecharla y no salir más del once».

 

ES DERECHO, PERO DA UNA MANO DONDE SEA

«Soy lateral derecho. Pero si tengo que dar una mano como lateral izquierdo la voy a dar, y de zaguero también la voy a dar. Donde toque, si puedo sumar para el equipo voy a estar».

 

UN COMPETIDOR: ARMANDO MÉNDEZ

«Somos jugadores diferentes. Él va y va, en eso lo envidio, me encantaría tener ese ida y vuelta. Para un lateral es muy importante eso. Yo cuando llegué, con la suma de los partidos iba a aguantar los 90, creo que puedo dar mucho más. Después vino el parate este. Yo creo que sí, puedo dar mucho más subiendo, a mí me gusta subir aparte. Cuando pueda correr al máximo en los entrenamientos, ya les decía a los profes: ‘llename de intermitentes que quiero subir y bajar, porque me faltó eso en los primeros partidos’. Tenía ese ahogo que no me dejaba subir. Esperemos que cuando vuelva el fútbol pueda tener ese ida y vuelta. En Defensor en 2018 me sentía muy bien, bajaba, subía, jugaba de carrilero que era mucho más, tenía que llegar al arco contrario y volver a marcar. Ojalá pueda volver a tener ese físico y mucho mejor, yo quiero mejorar día a día y ojalá esté 10 puntos».

 

SE VA CONOCIENDO CON BERGESSIO Y LOS DELANTEROS

«Obviamente que en los entrenamientos es donde mejorar. Hay que ir antes, o después, para mejorar ese debe que tenés, si es el centro, si es el outball, si es subir, o marcar, o dar un buen pase. Todo se mejora en los entrenamientos. El centro se entrena. En un lateral es muy importante el centro para los delanteros. La otra vez le preguntaba a ‘Gonza’ [Bergessio] si le quedaba mejor el centro al primero o al segundo palo. Me decía que se la tire al parietal izquierdo que es el hábil de él. Tenemos que tirar el centro a la cabeza de él».

 

EL APOYO DE LA GENTE

«Cuando yo llegué fueron 90% mensajes de apoyo, y 10% de los malos. Todos tienen que entender que yo defendía a mi club  a muerte, como lo defiendo acá o lo defendí en Montpellier. Así voy a ser yo, voy a dar todo, es el club que me paga y voy a dar todo por mí».

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor