Pasión Tricolor 1010 AM
Seleccionar página

NADA NUEVO: PEÑAROL VOLVIÓ A LA VICTORIA EN CLÁSICOS TRAS DOS AÑOS SIN HACERLO, Y OTRA VEZ CON UN ARBITRAJE DECISIVO

 

Con un escandaloso arbitraje de Pablo Giménez y la colaboración de sus asistentes, Nacional cayó 3 a 2 en el clásico, por la 7ma. fecha del Torneo Intermedio. 

Comentario final de Matías Méndez:

 


CRÓNICA:

Nada nuevo bajo el sol. Como ha ocurrido en los últimos años, otra vez Peñarol fue favorecido por un arbitraje en un partido importante, en este caso un clásico, y de esa forma se llevó los tres puntos ante Nacional.

Difícil analizar lo futbolístico tras una actuación tan impresentable de una terna arbitral. Desde los 30 segundos fue vergonzoso, cuando Urretaviscaya le pegó una patada en las costillas a Santiago Rodríguez que debió ser al menos amarilla. Pablo Giménez hizo la vista gorda. Fue un aviso de lo que sería el partido.

En esos primeros minutos el partido fue parejo, con Nacional algo mejor. A los 10′ otra amarilla no sacada, por falta de Formiliano contra Rochet tras una pelota quieta a favor del rival. Los minutos iban pasando, los equipos se iban alternando en el manejo de las acciones, hasta que empezaron a aparecer, también hay que decirlo, los errores en defensa de Nacional para los primeros dos goles del rival. Primero fue Laborda perdiendo la marca de Formiliano, quien cabeceó muy solo para el 1 a 0. Minutos más tarde fue «Rafa» García, a quien Rodríguez le ganó la posición, y cedió para Terans quien anotó el segundo.

Fueron dos baldes de agua fría para el Decano. Sin dudas el trámite no era para 2 a 0, pero los goles no se merecen, se hacen y el rival los hizo. La concentración en este tipo de partidos se paga caro, y así fue una vez más.

Por suerte, se encontró rápidamente el descuento. Remate de Neves de afuera del área, desvío, y la suerte que estuvo de nuestro lado para colocar la pelota contra el poste izquierdo de Dawson. Un gol importante desde lo anímico para irse con otro optimismo al vestuario en el entretiempo.

Allí, Giordano ensayó una lógica variante. «Rafa» García, jugador mayor de 30 años, sintió el desgaste de la doble competencia, cometió un error que costó un gol y además tenía amarilla. Obviamente no deja de ser un jugador clásico, ganador de mil batallas, pero en este caso lo mejor era que saliera del equipo. El DT acertó con el ingreso de Trezza para ganar en ataque desde el lateral derecho, pasando a la zaga a Laborda.

Si el gol de Neves era importante desde lo anímico, más aún fue el de «Santi» Rodríguez a los 20 segundos del complemento. Una bendición. Nació con un gran pase largo del «Bigote» a la izquierda, la gran corrida del «Chory» Castro dejando por el camino a Herrera, el centro atrás y la aparición de «Santi» para definir. 2 a 2 y 45 minutos por delante.

El panorama estaba ideal para darlo vuelta. Pero Giordano no estuvo astuto con los cambios, y Giménez no lo iba a permitir tampoco. Su show continuaría en ese segundo tiempo de manera escandalosa. A los 2 minutos del gol del empate, un golpe alevoso de Cristian Rodríguez en el rostro de Trasante. Idéntica a la de Bergessio en el estadio Prandi de Colonia que le costó la roja. Acá debió ser también expulsión. Pero el agresor tenía camiseta aurinegra, así que «siga, siga».

El partido continuó con esas dos variables que manejábamos. Giordano sin saber explotar el mejor momento futbolístico de Nacional, manteniendo jugadores que podían marcar diferencia como Pablo García e Ignacio Lores en el banco de suplentes, y también obviamente con Giménez haciendo de las suyas. A los 60′ penalazo en el área de Peñarol, mano de Formiliano, muy similar a la de Laborda el pasado jueves ante River por Libertadores que fue cobrada. Pero algunos pareciera que jugaran con un reglamento aparte, así que otra vez, «siga, siga».

A los 63′ llegó la tan esperada segunda variante de Giordano. No fue la más acertada. Villar por Bergessio, «9» por «9» y el capitán y goleador afuera. En cierta medida un alivio para el rival, que desde allí empezó a crecer en lo futbolístico al influjo del juvenil Facundo Torres, a quien costó marcar, y generó varias amarillas para los jugadores de Nacional, en ese caso bien sacadas.

Cuando nos acercábamos al final y parecía que una vez más el clásico se iba con empate, llegó la estocada final del árbitro. En el penal, si bien es dudoso, podemos darle la derecha en que estuvo bien cobrado. Pero lo que pasó con la invasión fue inaudito. De verdad. Los dos, tanto el juez principal Giménez, como el segundo asistente Matías Rodríguez, estaban allí en el área, controlando justamente eso, las invasiones. No se les puede escapar que dos jugadores de Peñarol invadan el área, y uno de ellos termine anotando el gol. Parece joda realmente.

A pesar de todo, con gran pundonor y gallardía el Decano siguió peleando y hasta pudo empatar en la hora, pero el cabezazo de «Papelito» Fernández fue rechazado por el arquero. Se terminó el partido, o el circo, y los jugadores de Nacional explotaron, con toda razón, contra la terna. Varios minutos de tensión hasta que se fueron a camarines, con la lógica impotencia por lo vivido.

Nacional es grande, y va a salir adelante como lo hizo siempre. De manera lícita como nos caracteriza. Por eso es el más grande. Tal vez con otro DT se encare el Torneo Clausura. Lo sabremos en las próximas horas. Lo seguro, es que una vez más, y ya cansa decirlo, los dirigentes tienen mucho trabajo y mucho por resolver fuera de la cancha. Ya el año pasado, a pesar de salir campeones, se le retiró la confianza al Ejecutivo de la AUF, y se pidió la renuncia de Darío Ubríaco y Marcelo De León del Departamento de Arbitrajes. Casualmente después de otro nefasto arbitraje de Giménez, en aquel caso en el Franzini ante Defensor. Este juez pasó un año sin arbitrarnos, hoy volvió e hizo lo que hizo. Impresentable. ¿Seguirá arbitrándole a Nacional?

Pero lo que realmente brindó algo de seguridad para las finales en 2019 fue el VAR. ¿Será la solución pedir VAR de acá en más en todos los clásicos? No lo sabemos, no da todas las garantías y lo vimos en la Libertadores, pero, peor es nada. Es difícil opinar sobre qué deben hacer en este momento los dirigentes, pero algo seguro deben hacer. Hacerse sentir, moverse en todos los estamentos. Algo debe cambiar, así no se puede seguir.

Se viene un Clausura que será durísimo. El tradicional rival va a llegar más confiado anímicamente tras este triunfo clásico, al cual accedieron a través de errores arbitrales como en el último clásico oficial que habían ganado, la final del 2018. Va a haber que prepararse con todo y no subestimar a nadie ni a nada. Estar en todos los detalles, como marca la historia que hicimos cada vez que ganamos algo.

PEÑAROL 3 – NACIONAL 2

Jueces: Pablo Giménez, Sebastián Silvera y Matías Rodríguez.

NACIONAL: Sergio Rochet, Matías Laborda, Rafael García (45′ Alfonso Trezza), Renzo Orihuela (90′ Sebastián Fernández), Ayrton Cougo; Emiliano Martínez (90′ Pablo García), Joaquín Trasante (83′ Claudio Yacob), Gabriel Neves; Santiago Rodríguez, Gonzalo Bergessio (63′ Emiliano Villar) y Gonzalo Castro. Director Técnico: Jorge Giordano.

Peñarol: Kevin Dawson, Robert Herrera (62′ Cristian Bravo), Fabricio Formiliano, Gary Kagelmacher, Joaquín Piquerez; Jesús Trindade, Cristian Rodríguez (62′ Agustín Wallace), Jonathan Urretaviscaya (51′ Agustín Alvarez Martínez), David Terans, Facundo Torres y Matías Britos (75′ Ariel Nahuelpan). Director Técnico: Mario Saralegui.

Goles: 28′ Formiliano (P), 37′ Terans (P), 41′ Neves (N), 46′ S. Rodríguez (N), 87′ Nahuelpan (P).

Tarjetas amarillas: 33′ Castro (N), 38′ Herrera (P), 43′ R. García (N), 52′ Trezza (N), 56′ Kagelmacher (P), 67′ Bravo (P), 70′ S. Rodríguez (N), 72′ Laborda (N), 81′ Torres (P), 86′ Cougo (N), 89′ Urretaviscaya (P).

Tarjeta roja: 94′ Neves (N).

 

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor