Pasión Tricolor 1010 AM
Estamos al aire Sincronizar con la TV

DESTACABLE ACTITUD DE LOS JUGADORES PERMITIÓ QUE LOS GROSEROS ERRORES DEL DT NO CUESTEN TAN CAROS

Nacional y Peñarol empataron 2 a 2, este lunes por la noche en el Estadio Centenario, por el clásico amistoso de verano. El tradicional rival ganó 4-3 por penales y se adjudicó la copa «Venancio Ramos».

La crónica

Sensaciones encontradas, eso fue lo que dejó este clásico de verano. Un partido que tuvo una expectativa mucho más alta que otros de esta naturaleza, con entradas agotadas para los dos equipos y un marco de público espectacular en el Estadio. Nacional llegaba con tres empates en los partidos de pretemporada, al menos en los encuentros que se televisaron, y en los que el técnico Ricardo Zielinski había probado diferentes alternativas, y no había mostrado tener claro todavía cuál va a ser su 11 titular.

Lo que nunca imaginamos, fue la oncena que terminó parando. Cuando se confirmó, todos los Bolsos, en las tribunas y en la Radio del Hincha, nos preocupamos por lo mismo: el balance defensivo y la contención en el mediocampo. Empezó el partido y enseguida los hechos nos dieron la razón. Primeros 15 minutos donde Peñarol se hizo un picnic en mitad de cancha hacia adelante, manejando la pelota y explotando los enormes huecos que dejaba la defensa tricolor. Para colmo, nuestra mayor garantía, Sergio Rochet, cometió errores en las dos jugadas que terminaron en gol. Un combo mortal que consumó un primer cuarto de hora de pesadilla. Ganaba el rival por 2 a 0 y la noche parecía que iba a ser larga y complicada.

Pero de a poco las cosas se empezaron a acomodar. Nacional había salido con un 4-4-2, con Zabala como «doble 5» junto a Diego Rodríguez, Pereiro por derecha y Fagúndez por izquierda. Se reacomodó a un 4-3-1-2, con tres volantes más retrasados: Pereiro, Rodríguez y Zabala, soltando más a Fagúndez. De a poco, aunque sin ser del todo sólido, el equipo se ordenó un poquito más. Y empezó a generar algunas faltas para meter pelotas al área. Allí apareció la mayor virtud del Decano en la noche. Los dos goles vinieron por esa vía. Cuando parecía una quimera, cuando muy pocos creían que eso podía ser posible, en 35′ el partido estaba 2-2. Con poco juego, con poco orden, con poca claridad pero con mucha actitud y convicción, el Decano lograba remontar un marcador adverso.

Ya desde el descuento anotado por Gigliotti, el partido fue otro. Peñarol sintió el impacto del gol de Nacional y se tiró atrás. Y con el empate esa tendencia continuó. El equipo de Zielinski comenzó a sentirse más cómodo con la pelota, empezaron a aparecer algunas asociaciones entre Zabala y Fagúndez, algún chispazo de Pereiro (puede y debe dar más), y el «doble 9» de Gigliotti y Ramírez exigía a la defensa rival en cada salida.

El segundo tiempo continuó con esa tónica, el Bolso siendo más que el rival y hasta teniendo alguna situación clara para ganar el partido, como la jugada que armaron por izquierda entre Fagúndez y Cándido, este último la mete al medio y por centímetros, el «Puma» Gigliotti no anotó el tercero: la pelota dio en la base del caño izquierdo de Cardozo.

Con el paso de los minutos y ya en el cuarto de hora final, los dos equipos se fueron quedando, Nacional por el cansancio y el desgaste que provocó la manera de jugar que propuso el DT, con un equipo desbalanceado y sin mediocampo, con los jugadores más creativos como Pereiro y Fagúndez dedicados más a la marca y con poca energía y aire para hacer la labor que más saben. Misma situación le tocó vivir a Zabala. Jugadores que parecían número puesto, como Montiel y Morales, entraron muy tarde. Cuando lo hicieron, nos dieron la razón a los que los pedíamos, porque entraron muy bien. En el caso de Peñarol se fue quedando debido a la gran cantidad de cambios. El rival terminó con un equipo plagado de juveniles, y no supo aprovechar la ventaja que le dimos en el lado derecho de nuestra defensa, donde Zielinski permitió que Bocanegra juegue un montón de minutos cansado y con amarilla, y no lograron hacerle sacar la segunda.

A ese equipo lleno de jóvenes, que no mostró ningún arma peligrosa en el tramo final, se le pudo perfectamente haber hecho el tercero si Pereiro y Fagúndez hubieran llegado con más aire a ese momento del partido. Pero ya vimos lo que pasó y Nacional se privó de obtener esta victoria clásica en gran medida por errores de Zielinski.

Y si hablamos de segundas amarillas, fue increíble cómo el árbitro Yimmi Alvarez, no le mostró la segunda a Pedro Milans, quien debió irse expulsado, ya que estando amonestado le hizo un claro foul de amarilla a Leandro Lozano. El juez lo perdonó y minutos después el entrenador Alfredo Arias sustituyó a Milans, admitiendo que debió ver la roja. Tras cartón hubo una dura agresión de Sebastián Rodríguez contra Fagúndez, que también debió ser roja. Otra vez un árbitro incidiendo en un resultado en contra de Nacional en un clásico.

Así se fue la noche, con unos últimos minutos donde ninguno de los dos equipos logró generar ninguna jugada de peligro, y unos penales donde el rival estuvo más eficaz. Un clásico donde Nacional debe sacar muchos apuntes, de lo positivo y de los puntos a corregir, de cara al comienzo de la actividad oficial, que tendrá la Supercopa el domingo 29 ante Liverpool, y luego, en el primer fin de semana de febrero, el arranque del Torneo Apertura.

NACIONAL 2 – PEÑAROL 2

Cancha: Estadio Centenario. Juez: Yimmy Álvarez. Asistentes: Agustín Berisso y Marcos Rosamen.

NACIONAL: Sergio Rochet, Daniel Bocanegra (67′ Lucas Morales), Fabián Noguera, Diego Polenta (70′ Marcos Montiel), Camilo Cándido (88′ Yonatan Rodríguez); Diego Rodríguez, Diego Zabala (87′ Alfonso Trezza), Gastón Pereiro, Franco Fagúndez, Juan Ignacio Ramírez (46′ Leandro Lozano) y Emmanuel Gigliotti. Director Técnico: Ricardo Zielinski. Suplentes: Salvador Ichazo, Maximiliano Perg, Ramiro Brazionis, Christian Almeida, Manuel Monzeglio y Bruno Damiani.

PEÑAROL: Thiago Cardozo, Pedro Milans (62′ Joaquín Ferreira), Hernán Menosse, Yonatthan Rak (75′ Leonardo Coelho), Valentín Rodríguez, Carlos Sánchez (54′ Santiago Homenchenko), Sebastián Cristóforo (62′ Rodrigo Saravia), Sebastián Rodríguez, Kevin Méndez (54′ Brian Mansilla), Ignacio Laquintana (75′ Nicolás Rossi), y Abel Hernández (54′ Ruben Bentancourt). Director Técnico: Alfredo Arias. Suplentes: Jonathan Lima, Juan Manuel Ramos, Oscar Cruz.

Goles: 9′ y 11′ Ignacio Laquintana (P), 16′ Emmanuel Gigliotti (N), 36′ Hernán Menosse en contra (N).

Tarjetas amarillas: 31′ Daniel Bocanegra (N), 34′ Pedro Milans (P), 42′ Carlos Sánchez (P), 63′ Diego Zabala (N), Yonatthan Rak (P), 77′ Fabián Noguera (N), 81′ Franco Fagúndez (N), 81′ Sebastián Rodríguez (P), 82′ Marcos  Montiel (N).

Definición por penales: Peñarol ganó 4:3. Hernán Menosse (P): gol, Emmanuel Gigliotti (N): gol, Brian Mansilla (P): gol, Gastón Pereiro (N): atajó Thiago Cardozo (P), Sebastián Rodríguez (P): gol, Sergio Rochet (N): gol, Santiago Homenchenko (P): gol, Alfonso Trezza (N): gol, Ruben Bentancourt (P): pegó en el palo, Franco Fagúndez (N): pegó en el horizontal.  

Más noticias con la misma Pasión

Compartí tu Pasión Tricolor